NE ME QUITTE PAS: UN HIMNO A LA COBARDÍA

Por Ilse Vallejo

Image

En cosas que parecen pero no son,  hoy  les traigo la historia detrás de Ne me quittes pas, pieza que hemos cantado, llorado y, en el peor de los casos, hasta dedicado. 

 

Corría el verano de 1959 y el belga Jacques Brel cantaba dramáticamente “No me abandones, olvida el tiempo, los malos entendidos y el tiempo perdido” en el  Trois Baudets, cabaret donde figuras como Serge Gainsburg y George Brassens  hicieron sus  primeras apariciones. Dicen los que saben que todo el performance teatral lo aprendió de Philippe Clay, un  cantante y actor francés con quien coincidió en aquel lugar. Por enseñanzas de Clay, Brel se convirtió en uno de los representantes más queridos del chanson (cualquier canción con letra en francés, específicamente con temas amorosos) en el siglo XX. 

 

Brel estaba casado con Therese Michielsen y vivía con sus tres hijas en un suburbio de Francia. Pero como buen mentiroso e infiel necesitó a un “encubridor”, y aquí es donde aparece el nombre de Georges Pasquier, amigo que le ayudó con sus “escapadas” y a mantener un perfil de esposo fiel y padre intachable. Un día, “el llorón más grande de la historia” llegó al bar Bobino donde conoció a la protagonista de esta historia: la artista y cómica Suzanne Gabriello, una mujer bastante guapa de tez morena quien cayó rendida ante los encantos de Brel.

Image

Pónganse cómodos porque aquí es donde empieza la tragedia hecha canción. Un amor prohibido, loco, enfermo y tóxico entre Gabriello y Brel avanzó durante 5 años con idas y venidas. En algún momento a Brel no le quedó de otra más que mandar a Therese y sus hijas de regreso a Bélgica para poder estar con Suzanne y darle rienda suelta a su amor parisino. 

 

Un buen día, “Zizou” aceptó un trato de Brel: rentar un apartamento juntos para discutir más cerquita. Los días pasaron, la amante quedó embarazada y, bueno, ¿qué creen que pasó? ¡Claro!, Brel fue por cigarros. 

 

Por si la cosa no fuera lo suficiente dramática, la cobardía de Brel desató la ira de la morenaza, quien lo amenazó con ir a los tribunales y acusarlo con la opinión pública, cosa que a Brel no le hizo gracia pero no bastó para que se hiciera responsable del hijo de su “gran amor”.

Image

Si bien la mayoría pensamos que la canción fue escrita para su esposa, resultó que Brel le lloró hasta el final a la mujer con la que procreó un hijo del que no se hizo responsable y para ella fue destinado el tema que, dicho sea de paso, el belga tomó parcialmente prestado de la 'Rapsodia Húngara número 6' de Franz Liszt (aunque esto nunca lo aceptó). Acá la prueba.

La canción sufrió varios cambios antes de oírla como la conocemos. La primera en grabarla fue Simone Langlois, aunque antes Brel se la ofreció a Janine de Waleyne. 

 

El tema fue blanco de todos los análisis posibles. Uno que llamó poderosamente la atención fue el del escritor francés Marc Robin, que sostiene que en sus versos hay frases que Fiodor Dostoivski ocupó para describir a los perros en los hermanos Karamazov (Robin, 1879); aunque por otro lado, menciona que encontró muchas referencias a la obra de García Lorca, sobre todo en lo referente al tesoro perdido (Robin, 1918).

 

Tiempo después Jacques afirmó en una entrevista de radio: “Esta canción no es una canción de amor, sino un himno a la cobardía de los hombres”. Olivier Todd, biógrafo de Brel, en su libro Jacques Brel – Une vie, escribe que a pesar de estar absolutamente enamorado, el cantante  jamás juntó el coraje para dejar los hábitos de su matrimonio… 

 

Jaques murió a los 49 años por cáncer pulmonar y Zizou también, pero a los 60 años. Ambos se llevaron a la tumba “Ne Me Quitte Pas”.  

 

Acá les dejo unas versiones de este himno que tiene más de 1000 interpretaciones, incluidas las de tres mujeres afrodescendientes. Que los disfruten.

Concha Buika

Nina Simone

Lauryn Hill



 

Quitando el drama que encierra la canción, ¿apoco no el que alguien te dedique las líneas de “Ne Me Quitte Pas” es flotar en el espacio sin siquiera conocerlo? 



Referencias 

 

Amiguet, Teresa. ( 08 de abril de 2019). Jacques Brel, la voz del amor y la muerte. https://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20190408/461463420327/jacques-brel.html

Manrique, Diego ( 21 de octubre de 2017). La sombra de Jacques Brel.  https://elpais.com/cultura/2017/10/20/actualidad/1508495512_477229.html