This Is Pop: Una serie que viaja a través del Pop y su industria

 

this is pop

 

Marinho Aguilar A.

Definir el género musical del pop es una tarea casi imposible simplemente porque la "música popular" siempre está cambiando. Lo que se considera pop hoy en día puede que ni siquiera esté sonoramente alineado con las canciones más POPulares de la semana pasada, y mucho menos con los éxitos que dominaron las ondas hertzianas hace 10 años. Por lo tanto, la nueva docuserie musical de Netflix llamada “This Is Pop” no se propone analizar y diseccionar los elementos sonoros que califican como canción o como POP. En cambio, la serie de ocho capítulos explora algunos de los momentos más cruciales en la historia del género.

 

Desde el descubrimiento de la entonación automática (Auto Tune) hasta el auge de los festivales de música, el génesis de las Boy Bands, el outside del Country o los mágicos productores suecos. Los relatos únicos de primera mano, junto con una narración lúdica e informativa, crean una serie documental que está repleta de información que probablemente no se encontrará fácilmente durante una búsqueda en Google. 

 

 

Es inevitable que un documental sobre música te haga pensar en el ritmo y eso es algo que "This Is Pop" logra llevar de manera fluida. La serie de ocho partes, disponible recientemente en Netflix después de transmitirse por CTV en Canadá a principios de este año, mantiene un ritmo digno de su amplia gama de temas. Desde el pop de los sesenta hasta la producción de la Cool Britannia de mediados de los noventa y los debates existenciales actuales y eternos sobre la “pureza” de la música country.

 

Ayuda que el programa no obligue a sus episodios individuales a ajustarse a un solo estilo. Algunos abrazan completamente su tema, como con la descripción general de las décadas de Suecia como creadores de éxitos del pop, en contraste con algo como la mirada a la carrera de Boyz II Men y cómo su estilo innovador se convirtió en la fórmula de la industria musical para lanzar bandas de chicos como Backstreet Boys, * NSYNC y 98 Degrees. Titulado "The Boyz II Men Effect".

 

 

"This Is Pop" no pretende presentar una teoría unificada de este género musical, sino que trata de resaltar las distintas pinceladas en la pintura general de la historia de este famoso e influyente sonido. A medida que la serie aborda temas más amorfos y extensos, como canciones de protesta y festivales de música, comienza a alejarse de esa narrativa más directa y termina siendo un poco más denso, más para cierto público iniciado o con otros intereses más allá de la historia del Pop. Es mucho más fácil desentrañar la polémica rivalidad entre Blur y Oasis en el transcurso de un episodio completo que tratar de resumir el legado de algo como “This Land Is Your Land”  de Woody Guthrie en unos pocos minutos o la cerrazón del Country (un género tan gringo) por mucho que Orville Peck lleve todo el episodio a través de la idea de "autenticidad" en esa música.

 

 

En conjunto, uno de los beneficios de "This Is Pop" es un intento de mirar la industria desde muchos ángulos diferentes. Las perspectivas no se limitan únicamente a los intérpretes y los ejecutivos, hay ingenieros hablando del proceso de grabación. Hay veteranos de la publicidad que reflexionan sobre el arte de poner una banda pop frente a personas con prestigio cultural. La colección de autores, productores, etcétera, que ofrecen su experiencia, no encaja en una visión única de la prensa musical. Hay un equilibrio cuidadoso que evita que el programa se desvíe demasiado hacia tratados académicos cerrados o superfandom acrítico.

 

Hay un elemento clave y se remonta a los propios intérpretes. “This Is Pop” no profundiza en la vida personal de cada cantante y compositor, pero muchos de ellos brindan ventanas a sus propias experiencias que van más allá del mantenimiento de la imagen. La franqueza de T-Pain cuando habla de la reacción de sus compañeros músicos como Usher a su éxito y el auge de Auto-Tune, ayuda a reforzar la idea de que la fama a veces es vacía y cruel.

 

 

Interesante es el capitulo "El síndrome de Estocolmo", uno de los ocho episodios, donde se muestra a Suecia no sólo como responsable de los éxitos de las listas de éxitos con Abba, Roxette y Ace of Base, sino también escribiendo y produciendo "éxitos" para Britney Spears “... Baby One More Time” , “Shake It Off” de Taylor Swift, “I Want It That Way” de los Backstreet Boys y un largo etcétera . Así es como sabemos que un productor de ese país, Max Martin, es superado sólo por dos tipos llamados Lennon y McCartney cuando se trata de escribir números 1.

 

 

This Is Pop logra un buen equilibrio entre series de música como Song Exploder, que reducen su tema a episodios de una sola canción fácilmente digeribles, y una programación más profunda como Hip-Hop Evolution. Los ocho episodios de la temporada muestran una diversidad impresionante en temas y géneros que parecen estar perfectamente en sintonía con la naturaleza omnívora del fanático de la música de hoy.