Mujeres afromexicanas: invisibilización y discriminación

Una historia de lucha por el reconocimiento y la reivindicación

Llevo en la sangre candela / y en mi pecho algarabía / mis ojos son dos / lumbreras / que desbordan alegría / son herencia de mi abuela / que de niña me decía: / no me avergüenza ser / negra / ¡soy fuerza, fulgor y vida!

Aleida Violeta Vázquez

Poeta Afromexicana

Image

Por  Katia Fuentes, locutora y productora

Cada año, el 25 de julio se conmemora el Día Internacional de la Mujer Afrolatinoamericana y Afrocaribeña, cuyo objetivo es visibilizar a las mujeres afrodescendientes así como las discriminaciones que sufren, buscando la reivindicación de sus derechos y su dignidad. Para sumarnos a estos esfuerzos, en esta ocasión quiero platicarles un poco de la historia y realidades de las mujeres afromexicanas.

México es un país pluricultural cuyas raíces no sólo se centran en las poblaciones precolombinas y españolas; nuestra sociedad, cultura y tradiciones también tienen una importante influencia africana que lamentablemente durante cuatro siglos fue negada y ocultada, generando así el relego de una comunidad que ha enfrentado una vida llena de carencias y violencias de diversa índole.

Asentadas principalmente en la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca, pero con una importante presencia en otros lugares como Veracruz, Chiapas, Ciudad de México, Michoacán y Coahuila, las comunidades afromexicanas se componen de 2 millones 576 mil 213 personas, de acuerdo con el censo de población y vivienda 2020 realizado por el INEGI, y hasta hace algunas décadas empezaron una lucha por sus derechos y la reivindicación de su identidad, todo gracias a los esfuerzos de algunos grupos de mujeres afrodescendientes que decidieron conformar la Red de Mujeres Afromexicanas en Movimiento (Muafro), a través de la cual buscan soluciones a los problemas que enfrentan sus comunidades tales como el racismo, la discriminación, la exclusión, la intolerancia, el machismo estructural y los estereotipos.

Image

Logros y exigencias

El 19 de octubre de 2013, en la comunidad de Collantes, ubicada en Santiago Pinotepa Nacional, Oaxaca, se instauró oficialmente el "Día del Pueblo Negro Afromexicano de Oaxaca", fecha que coincide con la abolición de la esclavitud en América, proclamada por Miguel Hidalgo y Costilla dentro del ámbito de la Guerra de Independencia de México, y también con la declaración del "Día Nacional Contra la Discriminación" por decreto presidencial en 2010. En una declaratoria emitida en octubre de 2020, la colectiva de Mujeres Afromexicanas de la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca (Muafro), solicitó al presidente de la República que el 19 de octubre sea declarado Día Nacional del Pueblo Afromexicano como acto de justicia que permita visibilizar su existencia, luchas y demandas.

Bajo ese contexto, la importancia de visibilizar a las poblaciones afromexicanas radica en que desde el Estado se les reconozca para así poderles garantizar el acceso a la salud, educación, justicia, una vida sin violencia y, en el caso de las mujeres, acciones para promover su desarrollo.

Otro gran problema que enfrentan las mujeres afromexicanas y que urge resolver es la permanencia de estereotipos raciales que son difundidos a través de los medios de comunicación y que atentan contra su dignidad. Estos estereotipos están ligados a la hipersexualización de los cuerpos de las mujeres negras, y con la imposición de valores negativos hacia las personas afrodescendientes, las colocan en una mayor situación de vulnerabilidad, pobreza y marginalidad.

Image

En el marco del Decenio Internacional de las Personas Afrodescendientes 2015-2024, declarado por las Naciones Unidas, México tiene el gran reto de generar políticas públicas con enfoque étnico y de derechos humanos, que permitan atender las necesidades de las comunidades afromexicanas: mejor educación, servicios de salud, vivienda, telecomunicaciones y desarrollo económico.

Si bien faltan muchas situaciones por resolver, uno de los logros más sobresalientes del movimiento afromexicano es la integración del inciso «C» al artículo segundo de la Constitución Política Mexicana, el cual reconoce a los pueblos afromexicanos como parte pluricultural de la nación, otorgándoles los mismos derechos que al resto de los mexicanos.

 Desde el punto de vista social, el visibilizar no solo la existencia de las personas afrodescendientes, sino dar a conocer su contribución en la creación de nuestra cultura y tradiciones en áreas como la danza, la música y la gastronomía también se percibe como un gran avance, ya que este proceso ha permitido que mujeres y niñas reconstruyan su origen e identidad africanos, lo abracen y se empoderen a partir de esa reivindicación.

Si desean conocer más sobre este tema, les invito a escuchar la emisión que nuestro programa Vivas 99.7 FM dedicó al ensayo “Afromexicanas: trayectoria, derechos y participación política”, realizado por las investigadoras María Elisa Velázquez Gutiérrez y Gabriela Iturralde Nieto, quienes forman parte del Programa de Investigación Afrodescendientes y Diversidad Cultural del INAH.

Acá les dejamos el link para que nos encuentren en #SpotifyPodcast:

 

Image