The‌ ‌Marvelous‌ ‌Mrs.‌ ‌Maisel‌

Image

Por: Lorena Rodríguez, locutora y productora en Uniradio 99.7 FM

Me divorcié cuando tenía 23 años. Ustedes creerán que en los “dosmiles” el asunto del divorcio ya estaba prácticamente superado por las sociedades conservadoras (no solo “Toluqueñas”); pero no, la verdad es que bajo determinados contextos el rol que se le da a la mujer divorciada seguía siendo percibido como un “fracaso” y no es que culpe a nadie, llevamos años repitiendo patrones que nos han hecho creer cuáles deben de ser los ideales para nuestro género y que hemos terminado por normalizar. Hoy pareciera que estas ideas que no tienen ningún sentido comienzan a difuminarse, por el bien de nuestra salud mental, desarrollo personal y profesional, pero sobretodo por el bien de esas nuevas generaciones que se merecen ser felices tomando decisiones por voluntad más que por imposición social. 

Toda esta reflexión viene a tema porque les quiero recomendar una serie que está dentro del catálogo de Amazon Prime Video, me refiero a: The Marvelous Mrs. Maisel, una producción dirigida por Amy Sherman-Palladino, guionista y directora de series como 'Las chicas Gilmore' o 'Roseanne', y protagonizada por Rachel Brosnashan en el papel de la señora Maisel, una joven que en medio del Nueva York de los cincuenta se enfrenta a la mirada crítica de la sociedad de esa época por estar divorciada y querer triunfar encima de un escenario con monólogos de comedia, lo que hoy conocemos popularmente como: “standupera”.

Image

Uno de los mayores logros de esta serie, además del guión, los actores, los personajes o la cuidada y excelente ambientación de los años cincuenta, es el empoderamiento de la mujer. La protagonista, Midge Maisel, es una joven esposa que, a pesar de haber sido abandonada y traicionada por su marido, no se acobarda frente a la adversidad. Al contrario, se muestra en todo momento tan obstinada y decidida como divertida. Descubre en este proceso su verdadera vocación y su talento, con micrófono en mano, encima del escenario, haciendo gala de su sentido del humor con el que habla de sus problemas cotidianos, se desahoga y lo más importante, alcanza su sueño. Aunque toda la narrativa transcurre en los años cincuenta, los conflictos por los que se mueve la historia podrían perfectamente trasladarse a nuestros días (de ahí el contexto del que hablo en el primer párrafo), un ejemplo de ello sigue siendo las dificultades para acceder a profesiones marcadamente masculinas.

Así como ha ocurrido con otras series como Sex & The City o Mad Men, en las que la ropa fue tan protagonista como sus personajes, lo mismo ocurre con esta producción. Las combinaciones, los juegos de colores, la moda de los 50 en su esplendor, especialmente en los atuendos de Midge, muchos vestidos, así como peinados cuidados y maquillajes sofisticados encandilan el ojo y nos hacen disfrutar la historia queriendo sacar de cada escena un nuevo tablero de Pinterest con looks e ideas de moda.

Image

Muchos piensan que es un musical, pero no lo es; sin embargo, la música es muy importante, cumple su rol de ponernos en el mood, de abrir la historia, de cerrar y de acompañar los sentimientos de los personajes. Con cada temporada vamos saboreando y entendiendo a cada uno de ellos, especialmente el de Rachel Brosnahan, que tiene una grandiosa capacidad de decir sus diálogos tan largos con naturalidad, ironía y dulzura.

Con 3 temporadas, 26 episodios y una cuarta temporada cerca, hay que decir que 'La maravillosa señora Maisel' es una serie bonita, inteligente y amable, que reivindica el humor como forma de vida y que arranca sonrisas al igual que lágrimas. El mismo año de su lanzamiento ganó dos Globos de Oro: el de mejor comedia y mejor actriz. Un año después arrasó en los Emmy, llevándose cinco estatuillas. Los premios nunca son garantía de nada, mucho menos sinónimo de calidad; pero en este caso, no hay discusión posible, todos los premios que ha recibido fueron bien merecidos.

Image

'La maravillosa señora Maisel' es una serie que mezcla la comedia y el drama convirtiéndola en una muy buena opción si andamos en la búsqueda de qué ver en este sin fin en las plataformas de la actualidad. 

La risa es una de las mejores formas de sentirse bien y la manera en que se manifiesta nunca será la misma, especialmente cuando la broma o jiribilla de una frase hacen que algunos rían y otros no. Se trata de un arte delicado, probablemente difícil de “amaestrar”, con sus manifestaciones y contextos. Algo cierto es que encontrarle el lado “divertido” e irreverente a lo que nos ocurre puede traer beneficios, el principal, recordarnos el vaivén humano de la vida misma que nos hace encontrar nuestro rumbo.

Trailer: