TERRAVISIÓN, UNO DE LOS GRANDES INVENTOS ROBADOS POR GOOGLE

Por: Kathya Soto #KatEnCabina, Aldaba, Pasacalle @alboranova

 

En 1994 un par de alemanes crearon un invento que cambiaría para siempre la forma de viajar a un lugar y literalmente de ver el mundo. Se trataba de una aplicación que utilizando imágenes satelitales te podía llevar desde una computadora a visualizar cualquier parte de nuestro planeta.


Terravision nació con la idea de mostrarle el mundo al mundo. En 2005, once años después de que este invento viera la luz, Google dio a conocer la aplicación Google Earth que era exactamente lo mismo.

La historia de los dos alemanes que tuvieron y desarrollaron esta idea original y su lucha décadas después por ser reconocidos a través de su invento está plasmada en la serie germana “El código de la discordia” disponible en el streaming de la N roja. Carsten Schlüter y Juri Müller son los nombres ficticios para representar a los personajes reales detrás de los hechos.

Código 1 y portada

En la miniserie se cuenta como Müller y Schlüter se conocieron por azares del destino. En realidad el primero era un visionario con ideas que provenían de su vena artística, de hecho para el Terravisión era el proyecto final de su maestría en la Universidad de artes de Berlín. Schlüter en cambio era un brillante programador que sabía acortar procesos y volver una realidad digital las ideas de su amigo. En conjunto eran, para decirlo en palabras más concretas, un artista y un hacker.

Terravisión fue presentada con gran éxito en Kioto, donde llamó mucho la atención por su interesante dispositivo en forma de globo terráqueo que al girarlo y dejar ante un visor un punto específico de la tierra llevaba al usuario a esta aplicación interactiva en 3D con fotografías satelitales y datos geográficos de ese lugar en concreto.

Código 2

El éxito de Kioto llevó a ser reconocidos como los creadores de uno de los mayores 50 inventos de la era digital. La exposición que esto les dio los llevó ante Brian Anderson, el programador más famoso del mundo en esos días quien los invito a Sillicon Graphics su empresa en EEUU. Para Müller y Schlüter estar en Sillicon Valley en la empresa de este hombre era observar y sumarse al mundo del mañana. Ahí explicaron el potencial que tendría su invento si estuviera conectado a Internet pues en aquel entonces para usar su aplicación las computadoras debían tener en su disco duro los millones de imágenes satelitales del programa para poder acceder a algún lugar digitalmente. Ahí mencionaron su idea de que cada imagen podría contener datos de los lugares, como números de calles, números telefónicos, clima en tiempo real, etcétera. Por ejemplo al acceder a la imagen y a la localización satelital de un restaurante uno podría ver su menú e incluso hacer una reservación, todo online. S llenaban Terravisión con contenidos podría volverse el portal de una base de datos con el conocimiento de todo el mundo. Se podría ir a través de esta aplicación a un museo virtual, tomar clases online en cualquier universidad del mundo, acceder a comprar cualquier artículo.

La idea inocente detrás de esto era que Terravision sería un portal para la democracia. Pero también sabían el potencial económico que esta posibilidad representaba. Estaban convencidos de las empresas estarían gustosas de compartir su información con el mundo para que está estuviera accesible y cualquier persona pudiera entrar a su sitio virtual y adquirir sus productos o contratar sus servicios. En el mundo de los bienes raíces esta aplicación permitiría a los posibles compradores navegar por las propiedades, las aerolíneas podrían ofrecer a sus viajeros información sobre su viaje, posición actual y tiempo hacia su destino en una pantalla que estaría situada en la parte trasera de cada asiento del avión. En el sector turístico los turistas podrían ver conocer los hoteles antes de ir a ellos y hacer su reservación online.

En sueño era hacer de esta app un lugar sin fronteras, idea que para aquel entonces era para ellos una representación del futuro. La visión era que todo el mundo pudiera usar su invento en su propia computadora.

Aunque esto hoy en día es una realidad y resulta una práctica cotidiana en esa época la mayoría de la gente ni siquiera tenía computadora. Internet representaba en aquel entonces el futuro en el que quizá habría un sistema con datos distribuidos en miles de computadoras alrededor del mundo. De llegar ese tiempo el usuario de Terravision sólo tomaría los datos si los necesitara de Internet. Las posibilidades que daría la red al mundo se comenzaban a vislumbrar pero no eran un hecho. Müller y Schlüter confiaban en que su invento visionario se volvería revolucionario cuando estuviera al alcance de miles o millones de usuarios.

Código 3

 

Lamentablemente estos visionarios llegaron temprano con su idea y la expusieron en lugar equivocado. El mundo aún no sabía los alcances que Internet tendría y ellos no tenían el capital para desarrollar la aplicación y poder mostrarlo mientras se enriquecían. Estamos hablando de finales del siglo pasado; los 90s en donde había un desierto digital y no se creía que Internet revolucionaría el mundo. No se sabía que unos años después se realizarían transacciones bancarias y reservaciones de hoteles online. Tampoco que las noticias se compartirían y las comunicaciones se harían a través de la red mundial. Se creía en aquel entonces que Internet sería un invento que se limitaría al campo académico. Esa fue justo la razón por la que la empresa que daba apoyo económico a estos dos emprendedores no le apostó a su invento.

Pero sucedió entonces que el boom de Internet llegó a Alemania. El 60% del tráfico en línea tenía fines comerciales. Se comenzaba a ver su potencial ahora sí. Los inversionistas comenzaban a llegar a Art+Com; la start up que habían hecho como respaldo de Terravisión. Todo pintaba bien hasta que se anunció que Google estaba desarrollando una app idéntico justo de la mano de Anderson.

Fue así que en 2014 Art + Com demandó a Google por cien millones de dólares bajo el concepto de plagio de Terravision. Alegaban la copia de la patente del algoritmo.

La reconstrucción ficcionada de la historia de Terravisión, lo que sucedió en el juicio y la resolución que se dio a este caso está disponible en esta miniserie de 4 capítulos con una producción extra “Detrás de cámaras” en las que miembros de Art+ Com hablan de los hechos reales y del juicio que originó la producción. 

Aquí el tráiler: