Partituras televisivas que deberías escuchar

Por Arlette Peña

La música incidental tiene un lugar protagónico en mi día a día. Quienes han escuchado alguna vez el podcast Melodías visuales (programa de Uni Radio que propone un ejercicio de apreciación y análisis de partituras cinematográficas. Pueden encontrarlo en Spotify) tal vez (idealmente, eso espero) han experimentado con él un poco el encanto de este género musical o por lo menos han dimensionado mejor todo lo que involucra escuchar atentamente la música cuando acompaña un elemento visual.

Pero el cine no es todo lo que abarca la música incidental, es apenas una parte de… también está el teatro, la televisión, videojuegos y agreguen todo lo que gusten. Pensando en eso y mientras escuchaba una playlist personal que contiene todas mis partituras favoritas de esta gama musical tan amplia, decidí redactar esta nota para compartir un par de scores que, considero, han hecho un gran trabajo complementando lo que no siempre dice un guion o una imagen o expresa verbalmente un personaje; pero esta vez en lo que respecta a series televisivas de nuestros tiempos.

 

unnamed

 

Max Richter - My brilliant friend (HBO)

Serie ítalo-estadounidense inspirada en los libros de Elena Ferrante y estrenada en 2018, My brilliant friend cuenta la historia de amistad entre Elena y Raffaella, quienes se conocen en los años 50 siendo niñas y crecen juntas en un barrio pobre de la ciudad de Nápoles. La clave de esta serie es la intimidad, el vínculo fraternal que puede establecerse entre dos personas y de qué manera fluye y se transforma con el paso de los años; y esta es precisamente la línea narrativa de la música, sumamente emotiva, introspectiva y la cual sirve para introducirnos no sólo en las situaciones de determinadas escenas sino para entender concretamente la psicología y sensibilidad de los personajes.

Richter es un consentido de la música incidental cuyo estilo de composición destaca en el minimalismo y música contemporánea. Lo interesante de este trabajo es notar que pese a relucir recursos electrónicos y conservar esta huella moderna, no rompe la verosimilitud de la época en la que se desarrolla la serie y con piezas sencillas que destacan al piano, instrumentos de cuerda y sintetizadores logra algo digno de aclamar.

 

 

 

unnamed 1

 

Nicholas Britell – Succession (HBO)

Succession es una de las favoritas del público y la crítica durante estos últimos años, y entre lo mucho que se ha exaltado de la serie se encuentra la música del estadounidense Nicholas Britell. ¡Y con justa razón!

Desde el tema principal de la serie es inevitable relacionar lo que se escucha con el carácter y corazón de la familia Roy: es disonante, doloroso, confuso, trastornado, brutalmente oscuro. En menos de 2 minutos la ambición de los multimillonarios se percibe, así como su hambre de poder en donde todo es suspenso e incertidumbre de quién de los personajes será el siguiente en ascender o descender, eso agregando que es sumamente pegajoso y posee un bit de hip hop que le da ese toque de modernidad que rompe por completo el estilo que predomina a lo largo de la partitura, la música docta leal a la estética, forma y gramática del clasicismo del siglo XVIII, que va como anillo al dedo a la historia porque así como Mozart compuso para los grandes monarcas en el pasado, Britell está haciendo lo mismo para esta nueva forma de nobleza contemporánea.

 

 

 

unnamed 2

 

David Arnold, Michael Price – Sherlock (BBC)

Cuando encomendaron la tarea de la partitura para la serie Sherlock a Arnold y Price (prueba viviente de que muchas veces dos cabezas piensan mejor que una) les dieron seis semanas para musicalizar nueve episodios. Poco tiempo, mucho trabajo y tuvieron que ser muy meticulosos en ciertos detalles que tenían que aterrizar bien: el primero, resolver el tema principal de tal manera que pudiera remitir a los icónicos personajes de Arthur Conan Doyle, pero en un contexto moderno; y segundo, ser lo suficientemente creativos cada episodio (cada uno abarca un caso nuevo) para ofrecer música distinta, al mismo tiempo que conservar temas que pudieran unir toda la serie y relacionaran todos los capítulos, así abarcaran historias diferentes.

El resultado ha sido hasta ahora fantástico y es interesante notar la evolución sonora de Sherlock: hay temporadas donde lo electrónico reluce para destacar atmósferas y ambientaciones, otras donde lo emotivo prepondera y lucen más las piezas orquestales, pero todo siempre conservando los temas de los dos protagonistas, Sherlock y John, el primero describiendo la inteligencia e insolencia del detective; y el otro mostrando el carácter contrastante del otro personaje, que es emocional y por momentos atormentado.

Mención honorífica a la música del episodio “A scandal in Belgravia”, en el cual se desenvuelve la historia de amor entre Sherlock Holmes y Irene Adler. El tema de violín que compusieron para expresar las emociones de Sherlock en contraste con el desenlace de la historia donde el mismo tema se desenvuelve con toda la emotividad y dramatismo posible es cosa para quedar con la boca abierta.

 

 

 

unnamed 3

 

Abel Korzeniowski – Penny Dreadful (Showtime)

Cuando alguien me pregunta cuál partitura televisiva es mi favorita, sin pensarlo dos veces siempre digo que esta. El polaco Korzeniowski realizó un trabajo formidable para esta serie de terror gótico ambientada en el siglo XIX que da suma importancia al aspecto psicológico de los personajes, al erotismo y al carácter 100% romántico de toda la historia.

En realidad toda la serie es un homenaje al periodo romántico, cada temporada remite a personajes literarios distintos, poetas de la época y la música, por supuesto, se encarga de rescatar la tradición composicional del siglo XIX regalándonos piezas orquestales que si bien asustan por momentos, priorizan adentrarnos en la mente y emociones de todos los personajes permitiéndonos entender su perversión, maldad, dicha, tragedia, es una partitura visceral y oscura en todo sentido y les aseguro que pocas veces la muerte, la marginación, el amor y el peso de la existencia les va a doler tanto como con esta música. Si lo suyo es la belleza del dolor, esto va a encantarles.

En contadas ocasiones me he encontrado con trabajos sonoros que puedan personificar de manera concreta una emoción y den en el clavo para describir una experiencia humana. Este es uno de ellos.

 

 

 

 

 unnamed 4

 

Hildur Guðnadóttir – Chernobyl (HBO)

Esta compositora islandesa en menos de dos años logró poner el mundo a sus pies gracias a su partitura para la cinta Joker y su score para la miniserie Chernobyl. Lo que está haciendo es básicamente romper tradiciones e inaugurar una manera distinta de crear música incidental en la escena comercial con resultados positivos y diferentes.

Si algo caracteriza a Hildur es la vanguardia musical y la completa libertad creativa. Todo proyecto en el que participa para ella implica explorar, experimentar y buscar ofrecer algo nunca antes oído. En el caso de Chernobyl, su creatividad llegó a tomar medidas riesgosas e interesantes como ir directamente a una planta nuclear abandonada para grabar su ruido ambiental de tal forma que le permitiera tener la voz auténtica de Chernobyl y con ella pudiera crear una partitura que narrara su muerte gradual.

La música, a diferencia de lo que estamos acostumbrados a escuchar, se aleja de la melodía y se enfoca en las texturas, los ambientes. Es más, es mínimo el uso de instrumentos de música clásica, todo lo que escuchamos son sonidos de turbinas, reactores, bombas y voces, muchas de ellas manipuladas electrónicamente por Hildur.

A lo largo de las piezas de este score percibimos tensión, escuchamos las radiaciones de la planta nuclear, la sensación de los cuerpos que están teniendo contacto con la radiación, es un trabajo casi incomprensible, incómodo de escuchar, disonante, industrial y tenebroso, tal y como lo fue el acontecimiento histórico.

Mucho de lo que se ve a lo largo de la serie causa impacto gracias a la música, que en vez de priorizar contar situaciones o enfocarse en personajes, prefiere generar sensaciones.

 

 

 

Mencioné sólo cinco trabajos para que el texto no fuera tan largo, pero así como estas hay otras series que merecen ser escuchadas con sumo cuidado, tal vez incluso las que se encuentran en su lista de favoritas. ¿Cuáles son?