El Vallenato, el ritmo que surgió al ganarle al diablo

El Vallenato, el ritmo que surgió al ganarle al diablo

Por Tere Bado, productora y locutora de Recuerdos al Aire.

vallenato 1 

“Meses después volvió Francisco el Hombre, un anciano trotamundos de casi doscientos años que pasaba con frecuencia por Macondo divulgando las canciones compuestas para él mismo. En ellas, Francisco el Hombre relataba con detalles minuciosos las noticias ocurridas en los pueblos de su itinerario...

(100 años de Soledad; Gabriel García Márquez).

En la obra literaria 100 años de soledad, del escritor Gabriel García Márquez, nos habla de Francisco “El Hombre”, quien es considerado iniciador del vallenato y de cómo este ritmo, junto con su característico acordeón, se convirtió en algo especial en las parrandas de Aureliano Segundo; así mismo nos cuenta sobre el desprecio de Úrsula hacía este instrumento musical al considerarlo algo sólo para vagabundos. Esto sólo nos muestra una pequeña parte de como el vallenato forma parte de la vida de las personas de la costa colombiana.

Ivo Díaz.- La Diosa coronada 

 

Específicamente no existe una definición para el vallenato, sin embargo, se entiende como un género musical desarrollado en la costa del caribe colombiano, en la vieja provincia de Padilla; y su nombre podría referirse a un gentilicio popular de los habitantes nacidos en Valledupar. Dicha idea se refuerza con las historias de los viajeros en mulas, quienes al preguntarles su lugar de origen contestaban: “soy del valle nato”, entendiéndose como: “soy oriundo del valle”.

vallenato 2

El antecedente más cercano de la música del vallenato proviene de las “colitas”, una prolongación de las fiestas que se celebraban en los grandes caseríos de la aristocracia criolla colombiana, donde se disfrutaba de los valses, cuadrillas y lanceros interpretados por medio del piano, la guitarra y el acordeón; mientras tanto, el pueblo se divertía bailando al son de los tambores y flautas en el patio trasero y se prolongaba la parranda por días enteros en los que la gente se reunía a cantar, comer y beber principalmente y muy pronto se apropiarían de los instrumentos aristocráticos, dando la pauta de la música vallenata tal y como se conoce en la actualidad.

Julio Rojas y Javier Vega.-

Recomendación

La popularidad de este tipo de música es tanta que hace tiempo dejó de ser un ritmo localista y se extendió a otros lugares, gracias a la picardía de sus notas musicales que conquistó a países como Panamá, Venezuela y Ecuador llegando a identificar este género como propio.

vallenato 3

El origen musical del vallenato como ritmo popular se atribuye a los cantos de las vaquerías, donde los peones cantaban al realizar las acciones de sus jornadas vespertinas, dichos cantos narraban sus vivencias y sirvieron de base a la forma de composición de las melodías del vallenato, mezclando realidad, historia, fantasía y leyendas tan características de esa región sudamericana, la cual encuentra su máximo esplendor en la música y la forma en que los demonios son derrotados por la leyenda de Francisco el Hombre, cuando gracias a su incomparable manera de interpretar la melodía El amor, amor; provocó que las tinieblas que el diablo había extendido sobre la tierra, desaparecieran y clamó a Dios haciendo huir al Demonio hacia las montañas; este relato popular es una de las situaciones místicas que envuelven al vallenato.

Ivo Díaz.- El amor, amor

Los colombianos cuentan que, desde tiempos remotos, los instrumentos del vallenato han sido empleados como medio de comunicación para llevar las noticias entre los pueblos de la región, siendo, además, un vehículo transportador e integrador de su propio ritmo e identidad cultural. El acordeón es el instrumento principal del vallenato, su presencia ha sido básica por ser el compañero de los cantantes viajeros del siglo XIX que proporcionaron las bases con que se estructuró esta expresión musical; a la gente encargada de tocar este instrumento se le llegó a conocer con el nombre de acordeoneros.

Los primeros acordeoneros eran autores e intérpretes de sus propios cantos, comenzaron a marcar una clara diferencia rítmica y una estructura musical personal, así surgieron los paseos, merengues, puyas, tamboras o sones. Cabe mencionar que en sus inicios el vallenato no contaba con este instrumento para sus interpretaciones, pues las primeras grabaciones se realizaron con la ayuda principal de la guitarra, ya que la gente pudiente despreciaba los acordeones y eran mal vistos y, eran considerados inferiores; aunque con el paso del tiempo observaron que el instrumento reunía público, por lo que deciden emplearlo.

Beto y Cheche Rada.- Pedazo de acordeón

Algunos músicos aplican el término “trilogía vallenata” para marcar la importancia en el sonido del género, ya que tiene principalmente tres grandes influencias de culturas que son la indígena, española y la de los africanos traídos al continente americano; las cuales, con el tiempo se fusionaron y dieron paso al espíritu alegre y bailador que en cierta medida se comparte entre gran parte de los habitantes del continente latinoamericano.

Una característica única del vallenato es el uso de “Las Decimas”, una verdadera muestra de talento, creatividad e ingenio que combina diez versos octosílabos que se mezclan entre ellos en un orden especifico y así van haciendo rimas que deben mostrar una perfecta armonía y concordancia total, de acuerdo con el tema que se trate.

Julio Rojas.- Lirio rojo

Actualmente el vallenato es la música con mayor fuerza y trascendencia en Colombia porque además de representar su origen étnico, también es el género que ha sido capaz de soportar el embate de la comercialización de las casas disqueras y los nuevos compositores comerciales. Este hecho demuestra que, a pesar de todo, el vallenato subsiste en parte, gracias a que encontró respuesta en las festividades religiosas y comunales que se dan en las poblaciones con la llegada de las fiestas patronales, y le dieron el auge que necesitaba para colocarse en el gusto de la gente; por lo que el vallenato, aunque ha evolucionado en diversas formas, no deja de lado su tradicional ritmo de acordeón que le da su toque distintivo. Su típico sonido ha logrado expandirse en los mercados de otros países, permitiendo la fusión con diversos ritmos y la interpretación de cantantes que generalmente se mueven en otros géneros musicales.

El vallenato y otros géneros de la música de antaño, los puedes disfrutar todos los martes, jueves y sábado a las 10:00 h en Recuerdos al Aire, a través de la frecuencia del 99.7 FM.