El carácter visionario de Julio Verne

galaxy19528
 
Por Luis García

 

Actualmente formamos parte y vivimos en “aquel lejano futuro” que muchas novelas y cuentos de ciencia ficción proyectaban en sus páginas, plasmando lo que dichas épocas nos depararían llegado el momento. Así, hemos descubierto que algunas escenas y artilugios están lejos de ser una realidad, mientras que otras forman parte de nuestro día a día.

Autores como Jonathan Swift, Ray Bradbury, Phillip K. Dick, Julio Verne, H. G. Wells, Arthur Clarke, J. G. Ballard o William Gibson escribieron sobre avances tecnológicos, objetos y situaciones que hoy son una realidad.

 

Portadas de grandes libros de ciencia ficcion

 

Julio Verne es, sin duda, uno de los autores que más influencia ha tenido dentro de la ciencia ficción e incluso otras disciplinas y artes gracias a la obra que nos legó, llena de aventuras, viajes, tecnología y misterios. 

Jules Gabriel Verne Allote nació en Nantes, Francia, el 8 de febrero de 1828 en el seno de una familia acomodada. En 1847 su padre, Pierre Verne, decidió enviarlo a París para iniciar sus estudios en Derecho y, de esa forma, siguiera una larga tradición familiar ceñida a la jurisprudencia; no obstante, Verne tenía otros planes (que fueron apoyados y alentados por Alejandro Dumas) y abandonó sus estudios para dedicarse a la literatura. Así fue como comenzó a escribir poemas y obras dramáticas.

 

5f15f416d3264

 

Debido a su desobediencia, Verne dejó de recibir el dinero que su padre le proporcionaba, por lo que comenzó a alternar la escritura con trabajos (mal pagados) de medio tiempo. Fue entonces que comenzó a redactar artículos sobre temas de ciencia e historia, por lo que pasaba muchas horas leyendo sobre aspectos técnicos y científicos, coleccionando artículos de divulgación y gastando sus ahorros en libros.

De esta experiencia nació en su mente la idea de crear una trama llena de aventuras que se mezclaran con hechos de la vida real pero sustentada en hechos científicos. Eso lo convirtió en el primer autor en transformar al científico en el héroe de sus novelas.

Esta “novela científica”, como él la denominó, tuvo buen recibimiento por parte de la gente que apoyaba el positivismo, ese movimiento que comenzaba a florecer y que veía en la ciencia a la gran esperanza del hombre. Además, Verne se apoyó y buscó el asesoramiento de gente como el profesor Henri Garcet, el explorador Jacques Arago, el físico Jacques Babinet y el pionero de la aeronáutica Guillaume Joseph Gabriel de La Landelle, entre otros.

En alguna entrevista de la época comentó:

“nunca he estudiado ciencias, aunque gracias a mi hábito de leer he podido adquirir conocimientos que me han resultado útiles. Soy un gran lector y cada vez que leo lo hago con un lápiz a mano para apuntar inmediatamente todo lo que me interese y pueda resultarme útil para mis libros”

A partir de este ejercicio de lectura y el acercamiento con gente interesada en la ciencia creó novelas como: Viaje al centro de la Tierra, Veinte mil leguas de viaje submarino, De la Tierra a la Luna, La vuelta al mundo en 80 días, Cinco semanas en globo, Viaje alrededor de la Luna y muchas, muchas más.

 

libros julio verne a914eed8 1200x630

 

En ellas Julio Verne describe con una extraordinaria, notable y, por momentos, inquietante exactitud muchos de los descubrimientos y logros científicos del siglo XX.

Acá algunos ejemplos:

El Submarino: Aparece en la novela Veinte mil leguas de viaje submarino, donde el Capitán Nemo viaja a través de los mares en el Nautilus.

Los noticieros: En La jornada de un periodista americano en 2889 comenta que, en el futuro, el periódico (en este caso era el Earth Chronicle) es comentado cada mañana a los suscriptores, que conocen las noticias del día a través de conversaciones con reporteros, estadistas y científicos.

Las videoconferencias: Ideó un sistema de comunicación a distancia, titulado fonotelefoto, que se encarga de transmitir las imágenes por espejos conectados a través de cables.

La internet: En su obra París en el Siglo XX describe una red mundial de comunicaciones, parecida a un “telégrafo mundial”.  

Viajes al espacio: En la novela De la Tierra a la Luna habla de transportes impulsados por luz solar, además de contemplar cohetes espaciales que son disparados hacia la Luna con un enorme cañón. 

Helicóptero: En Robur el Conquistador, obra de 1886, se describe al Albatross, una embarcación cuyos mástiles tienen en la punta hélices que giran y le permiten volar.

La ciencia y la tecnología con la cual Julio Verne pretendía mostrar una nueva perspectiva del mundo y el apoyo de su editor, Pierre-Jules Hetzel, permitieron que el autor se mostrara al mundo y su obra quedara para la posteridad.

 

unnamed

 

Por cierto, si no han tenido oportunidad de leer su obra, la editorial RBA comenzará a publicar la colección “Julio Verne”. Desde la editorial dicen esto: “será una exclusiva edición ilustrada inspirada en la original del siglo XIX de Pierre-Jules Hetzel”. Es una excelente oportunidad para hacernos de sus obras, les dejo acá la página para que obtengan más información:

https://www.coleccionjulioverne.com.mx/

 

maxresdefault